"Se les rompió el amor...






...de tanto usarlo.
De tanto loco abrazo
sin medida.
De darse por completo a cada paso,
se les quedó en las manos un buen día."

Furaco y Tola han roto.  Sobre las causas de la ruptura sólo conocemos el comunicado oficial que han hecho público y en el que achacan el desamor al término de su periodo de celo.

“Furaco y Tola, en pleno desuso de sus facultades copuladoras, hemos convenido el cese temporal de nuestra convivencia amancebada y acordado darnos un tiempo para meditar sobre nuestro futuro, atendiendo siempre al bienestar de las crías, si las hubiera (aún no ha llegado el predictor que compramos en ebay)”.

Ya que, a pesar de la separación, los nuevos modos que impone la crisis económica obligarán a los tres osos a seguir conviviendo, al menos, hasta que Furaco pueda volver a casa de sus padres, los asturianos nos preguntamos si a partir de ahora seremos espectadores de feroces peleas en lugar de las antaño apasionadas montas.






¿Se apuntará Tola a clases de yoga para alinear los siete chakras del cuerpo y canalizar su energía negativa?





¿Practicará Furaco la escalada arbórea por si el yoga no da resultado y Tola prefiere generar energía positiva a zarpazo limpio con sus testículos?





¿Y Paca? ¿Optará por la florafilia para evitarse complicaciones y embarazos no deseados?

Permanezcan atentos a sus pantallas para no perderse los próximos capítulos de la orgía Furaco, Paca y Tola se tiran a la Bartola.

  
También os puede interesar Zoofilia osera.


Fotos de planetaverde, imageshack.us, sanluis_2006 photobucket y La Nueva España


Que les den mucho por ahí a los feeds



Pues como los feeds de Blogger, esos chirimbolos/cachivaches que no tengo ni idea de cómo funcionan pero se supone que son los encargados de que el blog se difunda en el ciberespacio e informe de sus actualizaciones, llevan días tocándome los webs sin que consiga encontrarle solución ni los de Google/Blogger me hagan ni puñetero caso, cuelgo el cartel de cerrado durante unos días por desesperación de la bloguera.




Mensaje secreto generado en pageplugins.




Alma de Sol





Hay una magia en la que sí creo. La magia del Circo del Sol. No la del circo en general, a ésa era refractaria incluso de cría, cuando mis padres se empeñaban en que la visión de elefantes y trapecistas tenía que ser motivo de diversión y no de aburrimiento. Y cuando todo lo que veía yo era el terciopelo raído, el raso mustio y las capas remendadas.

Pero en el Circo del Sol no hay elefantes ni remiendos. Y el trapecio es una liana selvática, la red de un cazador de pájaros de fuego o el velo de una mujer misteriosa. Por no haber casi ni hay palabras. Y las pocas que se pronuncian no pertenecen a ningún idioma conocido. Quizás porque lo son de todos.

Supongo que lo llaman circo porque no han encontrado otro modo mejor de hacerlo, pero el Circo del Sol no es un circo. Es un viaje onírico a esos recuerdos que ni siquiera sabíamos que guardábamos dentro, donde todo te llena los ojos: los colores vivos, los extravagantes ropajes, las luces sugestivas, la música hipnótica. Y el asombro. Y la maravilla. Y la magia.

Magia de verdad. De la buena. De la que no se rompe, ni siquiera cuando, como ocurrió el jueves pasado en el estreno de Varekai, en Gijón, uno de esos magos voló sin red y nos dejó el estómago encogido hasta saber que todo seguía bien en el paraíso.

Larga vida al Circo del Sol.


 




Video: Del espectáculo Alegría.


Dejad que los frikis se acerquen a mí



Conturbada me hallo. Talmente como os lo cuento. Hasta sopeso la posibilidad de darme de baja de Histats, una de esas webs que ofrecen diversas herramientas a los blogueros cotillas (como yo) que sienten curiosidad por saber, no tanto el número de personas que los leen, sino el por qué, cómo, cuándo y desde dónde lo hacen.


Esto se asemeja a una de las primeras enseñanzas que te imparten en esa cosa que se llama Facultad de Ciencias de la Información, que suena tan rimbombante y que en el 90% de los casos no sirve para nada, porque como dijo un gran político de esta región, “contraté a un periodista no bien llegué al cargo porque mandar a un abogado a sacar fotocopias me parece denigrante” (la cita seguramente no es textual, porque ocurrió hace muchos años, pero recojo con fidelidad la idea que la inspiró).


Pues cuando llegabas a aquella Facultad, en plena Ciudad Universitaria de Madrid, te explicaban que una noticia debe responder siempre a las cinco W: who, what, when, where y how. La teoría del periodismo siempre nos vino de los EEUU, pero esto, en román paladino, significa: quién, qué, cuándo, dónde y cómo. (Hay quien añade otras dos W: why y for what --por qué y para qué--, que tendrían sentido en un periodismo más interpretativo y analítico).


Pues quizás por deformación profesional, a mí me interesan mucho el por qué y el cómo, que en el caso de los blogs, son casi sinónimos.


El porqué alguien me lee (exceptuándoos a vosotros, santos varones y mujeres que lo hacéis por afecto, costumbre o puro masoquismo) es también el cómo. Y eso es lo que me tiene conturbada.


Porque un increíble y desasosegante número de personas llegan a mí tras poner en San Google cosas como: sexo, zoofilia, embarazos por zoofilia (de estos o hay uno recurrente o muchos preocupados por el mismo tema porque se repite y se repite y se repite…), zoofilia sin coste, zoofilia con osos (pobres Furaco, Paca y Tola), zoofilia furtivos, ¿cuáles son las mejores razas para la zoofilia? (sin palabras me ha dejado esta búsqueda) sadomaso, feminizar a tu esclavo, drag queen


En esta categoría de temas relacionados con el sexo y sus diversas perversiones hay tres que me han desencajado directamente la mandíbula: rellenita se ofrece Murcia (no sé si la sección murciana que me visita debe darse por aludida); hacer vibradores caseros (cuando se enteren que me lo cuenten, porque me gasto una pasta en juguetitos) y tordones follando.


Mi muy querido y admirado Tordon, ¿es que usted no es un bloguero, sino una especie al completo? ¿Hay más como usted? ¿Y son objetivo de búsqueda en Internet para cochinadas varias? Y luego nos dirá que no liga. Después de esto, ya no puedo creer en sus quejas, lo siento.


También recoleto lectores entre los obsesionados por poner el Mozilla negro. De estos tengo hasta para regalar, porque no hay un día en el que alguien no me encuentre buscando eso. Y digo yo, ¡¡pero si nunca he posteado sobre mozillas negros, ni blancos ni de ningún otro color!!!


Los hay potentados o venidos a menos, no lo tengo muy claro: se vende barco de más de 30 pies; incluso, quien me deshoja cual margarita: ¿me quieres? Y muchos con vocación de fontanero o, quizás, sólo con problemas de cañerías: ir al baño o hacer el baño.


Pero sin duda, mis favoritos son: cómo hacer silbos con hueso de albaricoque (las dudas de la humanidad son infinitas e inescrutables) y Juan Andrés haciendo bobadas y estupideces. Puedo prometer y prometo que no sé quién es el tal Juan Andrés, pero cuando quiera, le invito a un café.



Lo más visto

Copyright © 2012 Fundida en NegroTemplate by: Urangkurai.Powered by Blogger.